Ciudad Bandera

Desde Cárdenas, Cuba y el Mundo, un intercambio franco.

viernes, 11 de agosto de 2017

"Fidel en mis memorias infantiles"

Como ha cambiado la pequeña Claudia, a quien recuerdo corriendo por los predios de Radio Ciudad Bandera, acompañando a su papá, entonces subdirector de programación de la Emisora. Hoy es nuestra colega más joven en el Departamento Informativo  y en poco tiempo de  su Servicio Social, no son pocas las veces  me ha estremecido con sus trabajos.
Lo mismo  en un comentario crítico, en un reportaje, en la entrevista realizada para su tesis a la periodista Martha Rojas, que en cualquier otro género, tiene el poder de trasmitir a través del  medio radial,  imágenes con la palabra, mucho más allá del eslogan, porque esta joven se entrega de una manera completa e integral a su labor como periodista.
Con una emoción, resultado de vivencias muy cercanas, en esta ocasión elaboró una Crónica dedicada a "Fidel", por el Aniversario 91 de su natalicio, que le pedí compartir en mi blog...

"Fidel en mis memorias infantiles"
Por Claudia Díaz Pérez

Aún me pregunto si fue parte de una película aquellos días finales de noviembre. El ruido ensordecedor de un helicóptero sobrevolando la calle Céspedes. Una caja pequeña donde no cabía la inmensidad de Fidel. Un silencio no habitual en una ciudad que no descansa. La misma ciudad que lo recibió los primeros días de enero de 1959 con jolgorio y el presagio de una nación mejor. El mismo terruño que lo esperaba cada diciembre para celebrar el aniversario de la Batalla de Ideas

Tuve la dicha de verlo en más de una ocasión y confieso que estas experiencias de la infancia  influenciaron notablemente mi ideología.

Solo tenía 8 años. En el patio de mi escuela primaria Marcelo Salado reinaba un ambiente desacostumbrado. Maestros y pioneros reclamábamos el regreso de Elián. Ocupaba una de las últimas posiciones en la fila. A viva voz se repetía Fidel, Fidel, Fidel. De un momento a otro los saltos y los gritos aumentaron. Las miradas se encontraban y más de uno preguntaba: ¿Vendrá Fidel? Entre periodistas y personal de seguridad apareció un hombre de verde olivo radiante, de más de 6 pies de estatura. En cuestiones de segundo en un salto quedé prendida a la cintura de mi compañera de al frente. La maestra vino de inmediato y me dijo:

-Claudia bájate que le estás haciendo daño a Yanerquis, pero no la escuchaba y solo entendí cuando ella misma me sostuvo con los brazos. Que se sepa que no fui la única porque hasta las profesoras que estaban más atrás se cargaban unas a las otras.

El corazón galopaba sin cesar. Tenía frente a mí al líder de barba de leyenda y de dedos largos que mi abuelo idolatraba. No conversó con los adultos, estuvo más de tres horas dialogando con los pioneros.

El líder de la Revolución, el hombre del Moncada, del Granma y la Sierra se convertía en un niño que disfrutaba con sincera sonrisa del espectáculo infantil. Se dibujaba en su rostro el deseo de soplar las velas con Elián y los demás homenajeados. ¿Qué es lo que más te gusta de la escuela? ¿Cuál es tu asignatura favorita? ¿Qué hacen en el tiempo libre?, preguntas adecuadas para entrar en la psicología de los infantes. Para los mayores tenía otras ¿Cuánto le cuesta al Estado la formación de un pionero? ¿Qué libros te gustan? Así de forma amena, con lenguaje simple, con la capacidad de escuchar detenidamente lograba Fidel cautivar a aquel auditorio que no sobrepasaba los 12 años.

Aunque me cueste aún creerlo ya no está entre nosotros el ídolo de mi abuela Lucrecia, quien olvidó su edad, el nombre de sus hijos y sin embargo la demencia senil no le borró a Fidel. Él inspiró el nombre de uno de mis tíos y en actitud valentísima apostó por la felicidad de Elián.

Este 13 de agosto 91 años hubiese cumplido. Los cubanos lo creíamos eterno e inmortal por eso los que más lo adorábamos aún permanecemos en un letargo y lo creemos vivo.  Él prefirió no ser eternizado en el bronce, mármol o arcilla de las estatuas o en el nombre de un centro para que mantuviéramos el compromiso de mantener su obra, su mejor monumento.

No hay comentarios: